El Valor de la Flexibilidad

La flexibilidad corresponde a la capacidad de adaptarse, moldearse, ajustarse o acomodarse rápidamente a las circunstancias dependiendo a la que se enfrente modificando nuestras actitudes y conductas para mejorar el entendimiento, armonía y convivencia con los demás.

Es el valor de la adaptación, a no quedarse con lo establecido, consiste en tener un criterio propio para tomar la decisión más acertada dependiendo de un contexto determinado…

Ser flexible es estar atento a nuestro entorno y al cambio. Los acontecimientos de la vida muchas veces son inesperados y controlar todo lo que nos rodea resulta imposible.

Durante nuestra vida nuestra capacidad para adaptarnos será probada de diversas maneras desde formas sencillas hasta dificultades mayores, por ejemplo cambiar de residencia o Estado, entrar a un nuevo colegio o trabajo, entre otros. Siempre conviviremos con personas diferentes así como costumbres y normas que sean específicas del momento y lugar en el que nos encontremos, y dependerá de nuestra flexibilidad el acoplarnos de manera rápida.

A lo largo de mi experiencia tuve la oportunidad de conocer varios hindúes y atreves de ellos su cultura. Algo que me sorprendió de forma desagradable es su perspectiva de ver la vida… durante mi trabajo en los cruceros de turistas, los hindúes básicamente tienen en posiciones de vigilancia y resguardo, donde son totalmente inflexibles, rígidos y sin criterio propio…  Por ejemplo si una persona se encuentra herida sin importar la gravedad y para llegar al doctor se tiene que pasar por una zona de acceso prohibida (sin realmente afectar la integridad o seguridad de nadie),  ellos por mas crítica que sea la situación no te dejaran pasar, haciendo que des toda la vuelta necesaria para acceder “como corresponde” al área médica, lo peor no queda ahí, pues si les preguntas por qué no puedes pasar por ese lugar, ellos realmente ni saben, ni están enterados y ni les importa, solo responderán “porque no se puede”.

Recordemos que en nuestras relaciones, ya sea personales o en las de trabajo, lo rígido tiende a romperse, sin importar si solo hay un lado flexible… tarde que temprano se llegará a un límite y lo que fue flexible se debilitará y se romperá… por eso sugiero que se negocien las cosas, si uno no esta de acuerdo en algo dar su opinión, dar y recibir algo a cambio para que ambas partes practiquen de este valor.

Ser flexible no representa ser incongruente o corrupto, al contrarió es seguir con las normas pero si en algún momento me veo en la imperiosa necesidad de ignorarlas o doblarlas hay que hacerlo sin remordimiento de conciencia. (Caso de urgencia, de vida y muerte, no por un simple beneficio personal). Tampoco implica ceder siempre o ser condescendiente para evitar conflictos.

El que practica la flexibilidad no se sumergirá en los problemas y dificultades, ya que este los asimila, las acepta y se afrontaran como un reto, escucha y observa atentamente lo que le rodea  lleva a los cambios necesarios para salir adelante y hace de lado lo que es inconveniente, sin que signifique que siempre tenemos que salirnos con la nuestra (no evade responsabilidades). Con el cambio surgen nuevas posibilidades no sabemos si mejores o peores, pero es lo que nos permite avanzar, adquirir nuevos conocimientos y evolucionar.

Momentos para practicar la flexibilidad:
– Reaccionar de forma adecuada cuando sale algún imprevisto.
– Cuando no obtengo lo que quiero no insistir siempre por salirme con la mía.
– Encontrar nuevas formas de realizar una actividad rutinaria.
– Estar dispuesto a cambiar por lo que sea mejor para todos.
– Aceptar las sorpresas, buenas y malas.

Recordemos que aquel que no esta dispuesto a ceder en nada o que solo este dispuesto a hacer lo que el o ella quiere… ya que causara enfado, disgusto, ansiedad, con ello enfermedades y en algún momento está condenado a quebrarse.

Por último podremos enfrentarnos a personas sin criterio e inflexibles, frente a ellas solo queda tener buen humor.

 

Autor: Jean Paul Díaz Casas
Tema: Valores, Consciencia Humana
Flexibilidad.

 

Boton_Blog