El Valor de la Aceptación

De origen latino acceptatio, hace referencia a la acción de aceptar, como verbo es aprobar, recibir de forma voluntaria y sin oponerse. Algunos la reflexionan como la primera ley del crecimiento personal.

Definitivamente no puede ser considerado como un valor moral, ya que este se cultiva a partir de la asimilación de la realidad sin importar su estado o conveniencia… sin embargo es un valor humano que es fundamental ya que a partir de este, tomamos consciencia no solo de nosotros mismos sino de todo aquello que nos rodea… y por ende es el primer paso para una autoestima sana u optima.

Existen diferentes tipos de aceptación que pueden asignarse de lo micro a lo macro, de lo propio a lo ajeno.

Auto aceptación. Consiste en reconocer mi SER, en reconocer mi humanidad, ser consciente de mis limitaciones y capacidades así como de mis virtudes y defectos, de nuestras acciones realizadas sin importar si estas han sido positivas o negativas (la cual nos ayudará a ser responsables)… Es el paso fundamental para admitir lo que soy y posteriormente de hacerlo propio, se podrá lograr un entendimiento del prójimo y posteriormente del desconocido. Debemos ser responsables aceptarnos y no de no auto-engañarnos… porque de ese modo se cree lo que no se ES y se piensa que tiene lo que no se tiene… Un ejemplo es cuando una chica se pregunta porque no tiene a un Brad Pitt en su vida o un príncipe azul… yo simplemente les respondo… porque estas lejos de ser Angelina Jolie o de ser una princesa…

Aceptación de lo que me rodea. Admitir aquello con lo que convivo día con día, es reconocer los espacios físicos en los que me desenvuelvo, estos pueden gustarme o no… sin embargo son parte de mi realidad, es aceptar donde vivo, los lugares a los que asisto.

Aceptación de mi sociedad. Hacer consciente desde mi interacción con mi familia, mis amigos, vecinos, maestros, compañeros de trabajo, el policía que me roba o el político que engaña y el admitir su individualidad y su ser (no tiene que ser de una manera pasiva o resignada). Es ver lo que tiene que ofrecer la gama cultural a la que soy sometido, es admitir desde mi época y el pasado de donde vengo, ya que eso constituye mi presente.

Aceptación de lo que me disgusta. Es duro reconocerse sus defectos, pero no existe otro camino para mejorar… Este también implica reconocer aquello que no me gusta de los otros y decidir sobre que cosas puedo o no puedo ser tolerante… Por un lado quejarse de un defecto de una persona el cual yo también poseo, me hará un hipócrita o un inconsciente. Por otro lado no creo que sea prudente seguir tolerando a las personas corruptas y sin escrúpulos… aunque no procuremos esos defectos.

Aceptación de lo que es diferente de mí. Desde mi género, hasta la religión o estilo político, hasta estatura, gusto por la música o habilidades… es bueno reconocer lo que no soy ya que eso genera mi identidad… En este punto debemos tener mucha atención para no caer en la discriminación, ya que no es sano ni positivo burlarme o hacer de menos simplemente por el hecho de que sea distintos, a lo que no es como yo.

Aceptación de lo que puedo y no puedo cambiar. Ser responsable de mí y conocer mis limitaciones. Reconocer mi humanidad.

Este valor significa reconocer que el ser humano es grandioso, capaz de hacer casi cualquier cosa, es un único, irrepetible, especial y que no habrá ser más excepcional que uno mismo… sin embargo también hay que comprender y reconocer que somos pequeños e insignificantes y a su vez fugaces… como los copos de nieve… no hay ninguno igual a otro, cada uno es bello y hermoso a su manera, sin embargo cumplen con su propósito para posteriormente desvanecerse, para transformarse y unirse con algo mayor, con el agua y formar algo mas grande y diferente.

En el siguiente vínculo el cual me encanta, se puede ver ilustrada “La escala del universo” donde podremos ver lo que somos y nuestros limites del conocimiento del universo observable… y eso pensando que estamos en el centro.

DA CLICK AQUÍ ——-→http://htwins.net/scale2/lang.html

¿Cómo puedo aceptarme?

Algunas personas se preguntan por qué se sienten vacíos o por qué llevan vidas con frustración e insatisfacción, la respuesta siempre se encuentra en el interior de cada uno. Para encontrarla es necesario contemplar y hacer memoria de los recuerdos e ir recuperando aquello que parecía perdido o extraviado con los años, es reconocer lo importante y dar valor a aquello que me hacía feliz

Debemos ser ubicados y con raíces solidas, ya que mucho de este mundo nos hará vivir en el engaño, en la vanidad, nos harán valorar cosas superficiales y fantásticas… y viviendo de eso modo hace que cualquiera se enferme… la enfermedad de la inconsciencia… reconozca su ser, sin ponerle ni quitarle sin exagerar pero tampoco sin despreciar lo que cada uno es.

La aceptación no significa conformarse con lo que existe, no es estar de acuerdo o respaldar o fomentar o permitir o autorizar, no es quedarse inmóvil porque aceptamos lo que hay… en su virtud busca el mejoramiento constante, el dedicarse a practicar aquello que es de nuestro interés y superarnos. Todo cambio empieza por el reconocimiento, hacer consciencia, para tener éxito en cualquier acción

El que practica la aceptación es tolerante, ya que la experiencia genera paz a causa de la verdad.

Podemos decir que el Valor de la aceptación consiste en admitir la realidad y lo que nos rodea de una manera consciente, sin que necesariamente tenga que gustarnos.

Si no somos capaces de aceptar lo que somos o en lo que vivimos jamás seremos capaces de cambiar la situación en la que estamos, o peor aún no sabríamos si debemos que cambiar algo.

En otro post comentaremos sobre este valor en su relación con el amor…

Amar es aceptar.

Autor: Jean Paul Díaz Casas
Tema: Valores, Consciencia Humana
Aceptación.

 

Boton_Blog