Diligencia

Continuación de Las siete virtudes capitales. http://www.humanidad-despierta.com/temas-jean-paul-diaz/las-7-virtudes-capitales/

Es el valor o la virtud que se refiere a la pronta acción, procede del verbo en latín “diligere”, el cual significa amar, distinto de “amare” el cual es muy general ya que acepta a animales o cosas, la “diligiere” incluye la gentileza y cariño. Expresa la dedicación y amor solo a las personas

Se encuentra emparentada con la Caridad, pues las acciones están hechas con amor, con la Fortaleza, pues se requiere voluntad para cumplir los compromisos realizados que uno adquiere durante su vida, y de la Prudencia ya que esta virtud nos hace actuar con acierto y sin demora.

La diligencia necesita de otros valores que la apoyen para llegar a buen inicio y término como lo son el coraje, valentía, entusiasmo y ánimo.

Diligencia es el cuidado y el esmero en ejecutar o realizar algo. Es esa prontitud de ánimo, esa agilidad interior y exterior, esa prisa pacífica en hacer bien, en hacer con amor, en hacer con alegría lo que tengo me corresponde en ese momento. Es esa laboriosidad a la hora de realizar las tareas, pendientes y encargos.

Implica las siguientes actividades:
– Fijación de metas, objetivos y fijar tiempos.
– Planeación de programas que desarrollen nuestras tareas.
– Medición y evaluación de desempeño.
– Retroalimentación continua, que busque la superación y mejoramiento.
-Mantener el entusiasmo en lo que se requiera hacer.
– Hacerse responsable de los errores y corregirlos a la brevedad.

Contraparte de la pereza y la procastinación (a que vas a ir por un diccionario…), se puede explicar con el dicho: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”

Diligente es:

Un maestro que trae correcciones a sus alumnos y su materia bien preparada.
El médico, que atiende con amor a su paciente y no le hace esperar absurdamente o con desgana.
Los padres que aprovechan cualquier oportunidad para formar y alentar a sus hijos.
El jefe que sabe adelantarse a las necesidades de sus subalternos y les ayuda a mejorar.
El que llega puntual y hace su trabajo movido por el amor y no por el pago.
El que se levanta y día con día lucha por conseguir su sueño.

La diligencia entonces es el valor de tomar decisiones y acción de manera rápida.

Con la carencia de esta, nos volvemos apáticos y culpamos o dejamos la responsabilidad para otros, dejando de un lado nuestra capacidad de vivir nuestras vidas.

Autor: Jean Paul Díaz Casas
Tema: Valores, Consciencia Humana
Diligencia.

 

Boton_Blog