El Valor del Dinamismo

Se define como energía activa que promueve los cambios… recordemos que la sociedad es un ser vivo compuesto por un sinnúmero de individuos, ya que por si mismo posee la fuerza que producirá un movimiento o alteración de lo ya establecido… Si no le ponemos la atención que requiere a nuestros actos fácilmente se pueden transformar de virtuosos en algo vicioso. Recordemos que es un conjunto de fuerzas que actúan en cierto sentido, no necesariamente positivo o negativo. Es el valor del constante movimiento, es la cualidad de las cosas o actividades que están en constante cambio… se encuentra hermanado con la diligencia, constancia y la flexibilidad, pero se distingue de las anteriores, ya que se puede confundir con la capacidad de emprender algo con energía y rapidez lo que es la diligencia. Una persona que es dinámica siempre se encuentra haciendo algo o en alguna actividad, generalmente fluye con aquello que le rodea… es como el agua que busca su cauce y se va abriendo paso mientras recorre su trayecto, no hay obstáculo grande o pequeño pues de alguna manera llega hasta donde debe llegar para de ahí volverse a mover… ya sea siendo absorbido por la tierra, bebido por algún animal o evaporado por el sol. Es eterno enemigo de la apatía y de lo estático, ya que el que cultiva este valor no se detiene… aunque el reflexionar y contemplar parecen actividades estáticas, implican un cambio de perspectiva o de ideas. Es decir el cuerpo puede estar en aparente calma pero la mente se encontrará ejerciendo el valor del dinamismo. El valor del dinamismo es el que nos hace estar vivos, es lo que hará que tengamos actividades que modifiquen nuestras actitudes o comportamientos, es dejarnos fluir con las experiencias vividas para adquirir sabiduría. El resultado del dinamismo siempre será una acción. Así que recuerda si estas vivo todo problema que tengas tiene solución solo muévete, encuentra tu camino, practica el dinamismo, toma lo mejor y fluye como el agua y encuentra tu cauce… cualquiera que este sea… Todos pertenecemos a este mundo y somos capaces de modificarlo si enfocamos nuestros movimientos a aquello que deseamos con consciencia y constancia. Autor: Jean Paul Díaz Casas Tema: Valores, Consciencia Humana Dinamismo....
read more

El Valor de la Compasión

Es uno de los valores morales universales, del Latín “cumpassio”  que significa acompañar, el cual fue adquirido y traducido del griego “sympathia” se manifiesta por principio de la empatía pues viene del sufrimiento de otro ser, pero a su vez es más intensa, ya que incluye el deseo de aliviar, ayudar o disminuir el daño que recibe el otro. ¿Qué es la compasión? La compasión es la mente que siente aprecio por los demás y desea liberarlos de su sufrimiento. En ocasiones, deseamos que una persona deje de sufrir por motivos egoístas; esto ocurre en las relaciones basadas en el apego. Por ejemplo, si un amigo está enfermo o se siente mal o triste, deseamos que se mejore lo antes posible para volver a tener su compañía, pero esto es un deseo egoísta. Practicar verdaderamente la compasión consiste estimar a los demás. Aunque tenemos cierto grado de compasión, este es limitado y parcial. Cuando nuestros familiares y amigos están sufriendo, podemos sentir empatía por ellos con facilidad, pero nos resulta más complicado sentir lo mismo por las personas que nos resultan desagradables o por los desconocidos. Sentimos compasión por los seres cuyo sufrimiento es evidente, pero generalmente no por los que disfrutan de lujos, ni por los que cometen acciones que dañan y lastiman a otro ser. Si de verdad deseamos ser compasivos a un nivel de iluminación, debemos abarcar a todos los seres sin excepción, al igual que una madre es compasiva con sus hijos aunque se porten mal. La compasión es un sentimiento que conmueve y a su vez duele y por ello tenemos la necesidad de ayudar, cuidar, proteger, salvaguardar, dar ánimo y fortaleza al que padece el sufrimiento. Es sentir, comprender el dolor de otro, sobre ponerse a ese sufrimiento y tomar acción, es decir hacer algo al respecto. Está relacionado también con el valor de la piedad. La compasión es uno de los sentimientos que más unen a la humanidad, ya que con el uno ayuda frente a las desgracias de la vida, nos acerca a otro aunque este sea un desconocido para hacer algo para apoyarle… La compasión es enemiga del egoísmo y el egocentrismo pues centra su atención en otro ser, la persona que es compasiva practica diferentes valores como la bondad, la solidaridad, la cooperación entre otras. Este sentir o valor no es exclusivo del ser humano pues se han registrado casos...
read more

El Valor de la Aceptación

De origen latino acceptatio, hace referencia a la acción de aceptar, como verbo es aprobar, recibir de forma voluntaria y sin oponerse. Algunos la reflexionan como la primera ley del crecimiento personal. Definitivamente no puede ser considerado como un valor moral, ya que este se cultiva a partir de la asimilación de la realidad sin importar su estado o conveniencia… sin embargo es un valor humano que es fundamental ya que a partir de este, tomamos consciencia no solo de nosotros mismos sino de todo aquello que nos rodea… y por ende es el primer paso para una autoestima sana u optima. Existen diferentes tipos de aceptación que pueden asignarse de lo micro a lo macro, de lo propio a lo ajeno. Auto aceptación. Consiste en reconocer mi SER, en reconocer mi humanidad, ser consciente de mis limitaciones y capacidades así como de mis virtudes y defectos, de nuestras acciones realizadas sin importar si estas han sido positivas o negativas (la cual nos ayudará a ser responsables)… Es el paso fundamental para admitir lo que soy y posteriormente de hacerlo propio, se podrá lograr un entendimiento del prójimo y posteriormente del desconocido. Debemos ser responsables aceptarnos y no de no auto-engañarnos… porque de ese modo se cree lo que no se ES y se piensa que tiene lo que no se tiene… Un ejemplo es cuando una chica se pregunta porque no tiene a un Brad Pitt en su vida o un príncipe azul… yo simplemente les respondo… porque estas lejos de ser Angelina Jolie o de ser una princesa… Aceptación de lo que me rodea. Admitir aquello con lo que convivo día con día, es reconocer los espacios físicos en los que me desenvuelvo, estos pueden gustarme o no… sin embargo son parte de mi realidad, es aceptar donde vivo, los lugares a los que asisto. Aceptación de mi sociedad. Hacer consciente desde mi interacción con mi familia, mis amigos, vecinos, maestros, compañeros de trabajo, el policía que me roba o el político que engaña y el admitir su individualidad y su ser (no tiene que ser de una manera pasiva o resignada). Es ver lo que tiene que ofrecer la gama cultural a la que soy sometido, es admitir desde mi época y el pasado de donde vengo, ya que eso constituye mi presente. Aceptación de lo que me disgusta. Es duro reconocerse sus defectos, pero no...
read more

El valor de la Bastedad

Para hablar de este valor debemos implicar la dignidad del ser humano, ya que sin la existencia de lo mínimo para obtenerla no lograríamos cultivar este valor. El valor de la bastedad se refiere a contar con los recursos necesarios para sobrevivir, desarrollar nuestro ser, para ser felices, cumplir nuestros sueños, es decir vivir de la manera en la que queremos vivir, sin excesos. Podría decirse que es como ver un vaso… no como medio lleno o medio vacío, sino verlo como lo que necesito para crecer. Lo podemos definir como  el valor de sentirse satisfecho con lo que se tiene, dando por hecho que se tiene para vivir con dignidad. Es el valor que Implica tener suficiente: Suficiencia Afectiva. Suficiencia Intelectual Suficiencia Material Suficiencia Emocional Suficiencia Espiritual Es natural que un humano siempre quiera más… pero hay que ser inteligentes para saber cuales son nuestras ambiciones o que es lo que queremos de más… si queremos objetos siempre estaremos pisándonos por obtenerlos… pero podemos desear más experiencia, sabiduría o tiempo con nuestros seres queridos. La bastedad puede confundirse con la abundancia, pero recordemos esta significa tener más de lo que realmente se ocupa, recordemos que de nada sirve tener algo en abundancia si uno no se siente satisfecho con ello… como dicen en mi pueblo…  una persona que “no tiene llenadera.” Por lo anterior no hay q buscar abundancia sino satisfacción y agradecimiento por lo que se tiene…  es decir bastedad. Siempre y cuando se viva con dignidad, para ese modo desarrollarnos con plenitud alcanzando los límites de nuestro potencial. Si un ser tiene en abundancia, estaría obligado moralmente a compartir aquello que no necesita… Autor: Jean Paul Díaz Casas Tema: Valores, Consciencia Humana Bastedad....
read more

Diligencia

Continuación de Las siete virtudes capitales. http://www.humanidad-despierta.com/temas-jean-paul-diaz/las-7-virtudes-capitales/ Es el valor o la virtud que se refiere a la pronta acción, procede del verbo en latín “diligere”, el cual significa amar, distinto de “amare” el cual es muy general ya que acepta a animales o cosas, la “diligiere” incluye la gentileza y cariño. Expresa la dedicación y amor solo a las personas Se encuentra emparentada con la Caridad, pues las acciones están hechas con amor, con la Fortaleza, pues se requiere voluntad para cumplir los compromisos realizados que uno adquiere durante su vida, y de la Prudencia ya que esta virtud nos hace actuar con acierto y sin demora. La diligencia necesita de otros valores que la apoyen para llegar a buen inicio y término como lo son el coraje, valentía, entusiasmo y ánimo. Diligencia es el cuidado y el esmero en ejecutar o realizar algo. Es esa prontitud de ánimo, esa agilidad interior y exterior, esa prisa pacífica en hacer bien, en hacer con amor, en hacer con alegría lo que tengo me corresponde en ese momento. Es esa laboriosidad a la hora de realizar las tareas, pendientes y encargos. Implica las siguientes actividades: – Fijación de metas, objetivos y fijar tiempos. – Planeación de programas que desarrollen nuestras tareas. – Medición y evaluación de desempeño. – Retroalimentación continua, que busque la superación y mejoramiento. -Mantener el entusiasmo en lo que se requiera hacer. – Hacerse responsable de los errores y corregirlos a la brevedad. Contraparte de la pereza y la procastinación (a que vas a ir por un diccionario…), se puede explicar con el dicho: “no dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” Diligente es: Un maestro que trae correcciones a sus alumnos y su materia bien preparada. El médico, que atiende con amor a su paciente y no le hace esperar absurdamente o con desgana. Los padres que aprovechan cualquier oportunidad para formar y alentar a sus hijos. El jefe que sabe adelantarse a las necesidades de sus subalternos y les ayuda a mejorar. El que llega puntual y hace su trabajo movido por el amor y no por el pago. El que se levanta y día con día lucha por conseguir su sueño. La diligencia entonces es el valor de tomar decisiones y acción de manera rápida. Con la carencia de esta, nos volvemos apáticos y culpamos o dejamos la responsabilidad para otros, dejando de un...
read more